En muchos de mis artículos ya te he hablado de la importancia que tiene el ACEPTAR las emociones y descubrir que es lo que nos quieren decir y que es lo que podemos hacer con ellas, hemos hablado por ejemplo de la Culpa o la Impaciencia.

En este post te quiero recordar la importancia de no enfrentarse a las distintas emociones que te invaden en un momento determinado y, generalmente, en el momento más inoportuno. Y puede resultar contradictorio, si lo que queremos es “no tener miedo” lo que tenemos que hacer es hacernos “amigos” de ese miedo.

GUISAOTodas y cada una de las emociones son NECESARIAS, por ello no existen emociones positivas o negativas, sino cómodas o incómodas de experimentar. Todas las emociones que experimentamos tienen algo que decirnos, están ahí para algo y cuando descubrimos ese “para qué” podemos controlar y gestionar la emoción. De difícil manera podremos descubrir esa intención positiva de la emoción enfrentándonos a ella, de esta forma lo único que conseguiremos será hacerla más fuerte o, en el peor de los casos, aislarla en un rincón de nuestra mente, esconderla junto con las demás emociones reprimidas y que, en un momento todavía más inoportuno, vuelva a manifestarse con más fuerza todavía, a que cariñosamente llamo hacer un «guisao emocional».

Nuestro cerebro emocional, el sistema límbico, nació mucho antes que el cerebro racional o neocortex. Si nuestros antepasados no hubieran experimentado el miedo al  león jamás hubiéramos sobrevivido como especie, si no hubiéramos experimentado amor, lealtad, sentimiento de pertenencia jamás habríamos evolucionado.

En una lucha entre el cerebro emocional y el cerebro racional siempre ganará el emocional porque tiene más años, tiene más experiencia.

 

Ambas partes del cerebro pueden funcionar aisladamente aunque no eficazmente. En investigaciones científicas se ha demostrado como un hombre que tenía dañado el sistema límbico y la amígdala era incapaz de tomar decisiones, no podía utilizar el cerebro emocional y por ello le resultaba imposible tomar ninguna decisión por pequeña que fuera. Por otro lado, todos conocemos los devastadores efectos que se producen ante un secuestro emocional, cuando la emoción domina completamente a la razón.

Entonces, ¿debemos dejarnos llevar por nuestras emociones? La respuesta es DEPENDE. Está claro que luchar contra ellas sólo servirá para darles más fuerza y cuando nos dominan los resultados no son nada positivos, la pregunta sería ¿Cómo podemos sacar lo mejor de nuestras emociones incómodas? El primer paso, como he dicho siempre es Aceptarlas, dejar de luchar con ellas y trabajar con ellas.

En los cursos que doy sobre Inteligencia Emocional suelo dar el ejemplo siguiente:  El miedo sólo nos entorpecerá si lo tenemos delante de nosotros o por el contrario, lo tenemos detrás a nuestro acecho y no lo tenemos a la vista, no lo podemos controlar. Sin embargo, cuando lo aceptamos  y comprendemos, lo tenemos a nuestro lado, acompañándonos en el camino y avisándonos si hay algún “león” al acecho, lo convertimos en nuestro aliado y jamás lo tendremos delante de nuestro objetivo, jamás nos quitará visibilidad, ni nos entorpecerá en el camino.

En el corto que te muestro a continuación se refleja de manera muy clara la constante lucha que existe en nuestro interior entre la razón y la emoción y, además, el poder que tiene esta última sobre la razón. Sin embargo, como te he dicho anteriormente, la emoción no puede actuar por si sola de manera eficaz, al igual que ocurre con la razón, ambas se necesitan la una a la otra y cuando consiguen comprender esto pueden llegar a crear una sintonía perfecta.

La emoción es la que nos impulsa a la ACCIÓN y la razón es la que gestiona esa acción. Sin la emoción no habría acción y sin la razón esa acción estaría totalmente desbocada.

 

 

 

EL PRIMER PASO HACIA LA LIBERTAD EMOCIONAL ON LINE

Cada mes nuevos contenidos en nuestra revista AcciónaTe

Tendrás más artículos como este cada mes con tu ejemplar de la revista digital GRATUITA. Los mejores artículos sobre psicología, coaching, educación y mucho más.

Consentimiento

A partir de ahora te enviaremos todos los meses la revista por email, que la disfrutes!

Pin It on Pinterest

Share This