Hacía ya bastantes días que no escribía contenido para el Blog, considero que para escribir contenido de calidad hay que estar inspirada y con un estado de ánimo adecuado, por ello he estado varios días ausente.

Como Coach que soy no podría desaprovechar una oportunidad de aprendizaje, mejora y crecimiento. Para ello, con el fin de  inspirarme y comenzar de nuevo la acción me he basado en la creciente emoción que se estaba apoderando de mí, consecuencia de mi bloqueo, y ésta no era otra que mi vieja amiga, LA CULPA. He aquí un nuevo post con las pilas bien cargadas!

¿EN QUÉ CONSISTE LA CULPA?

La culpa es una de las emociones más incomodas que podemos experimentar debido a que el rechazo lo manifestamos a un comportamiento realizado por nosotros mismos (no debería haber llegado tan tarde) o, mucho más incómodo, hacia nuestra propia identidad como persona (no debería ser tan bocazas).

Si la culpa persiste en la propia identidad de la persona, generará una falta total de autoestima por la sensación constante de “no debería ser de este modo”. Por tanto, cuando nos encontremos ante una persona con una falta de autoestima y amor propio, podemos ahondar en algún sentimiento de culpabilidad respecto a su propia persona, modo de ser y actuar.

La culpa no está provocada por lo que hacemos sino por lo que consideramos de una situación en particular y nos calificamos por ella. Lo que para ti generaría un sentimiento de culpabilidad, para otra persona no le ocasionaría la mínima reacción y, viceversa. Nos colocamos una etiqueta negativa y, en ocasiones, autodestructiva, y nos calificamos según nuestros actos, reacciones, pensamientos e incluso maneras de ser.

¿CUÁNDO APARECE LA CULPA?

Por algún acto realizado o no realizado

Esta emoción sumamente incómoda se apodera de nosotros tanto si hemos realizado algún acto que, SIEMPRE bajo nuestras propias premisas, lo consideramos erróneo y no acorde a nuestros valores o, por el contrario, cuando no hemos realizado algún acto que consideramos deberíamos haber hecho. En mi caso, fue un 50% de ambos! Fue muy divertido…

En general aparece cuando se manifiesta una disyuntiva entre lo que  queremos hacer y lo que debemos hacer o, en otras circunstancias, por algún acto inconsciente que genera consecuencias negativas generalmente a nuestro entorno.

Condicionada por la infancia

Además, la culpa puede venir ya de serie en nuestro funcionamiento mental, es decir, cuando en la infancia hemos tenido un modelo educativo basado en el chantaje emocional o castigo. En estos casos, no sería difícil experimentar esta emoción en muchos momentos de nuestra vida y, sin embargo, nuestros actos no han ido en contra de nuestros valores y/o no han tenido consecuencias negativas.

Condicionada por otros, lo que se conoce como “chantaje emocional”

Lo que viene a ser la manipulación hacia tu propia persona con el fin de que actúes  de determinada manera beneficiosa para el chantajista a través de técnicas manipulativas que harán que te sientas obligado a realizar dichas actuaciones y culpable si no las realizas.

CULPA SANA Y CULPA INSANA

Es bien sabido que mantengo la postura que todas las emociones nos ayudan en algo, ya sean cómodas o incómodas, de ellas siempre podemos extraer un aprendizaje y podemos utilizarlas hacia nuestro propio beneficio, es lo que se denomina INTELIGENCIA EMOCIONAL.

La culpa no es una excepción y bien gestionada nos puede ser de gran utilidad y dependiendo del uso que hagamos de esta emoción nos encontraremos con una “culpa sana y de utilidad” o con una “culpa insana o desadaptativa”.

Me explico…

LA CULPA SANA O ADAPTATIVA

Freud ya dijo que la culpa sirve para regular de forma efectiva el comportamiento social de la personas. Esta afirmación la encuentro muy relacionada con LA EMPATÍA EMOCIONAL,  ésta es, aquella por la que podemos comprender la situación por la que atraviesa una persona y, además, sentir  las emociones que está experimentando la misma.

Además, una culpa bien gestionada nos llevará a la acción, habrá un sentimiento de arrepentimiento por la transgresión ocasionada y una voluntad de reparar las consecuencias ocasionadas.

Se trata del primer paso para reparar los errores, es un motor para la acción y hace que la persona transgresora se RESPONSABILICE de sus acciones pasadas y posteriores decisiones y actuaciones futuras.

LA CULPA INSANA O DESADAPTATIVA

Toda emoción que nos enfoque al pasado y nos paralice hacia la acción es una emoción fuera de control y por lo tanto, desadaptativa. La función principal de las emociones es prepararte para la acción y si no cumplen esta tarea se convertirá en una emoción totalmente inútil.

Ya podemos intuir, que clase de características tiene una culpa insana…culpa2

En primer lugar, el papel VICTIMISTA que adquiere el transgresor, que siente la culpa. En lugar de responsabilizarse de sus actos y reparar las consecuencias o, a lo sumo, extraer un aprendizaje valioso de la experiencia vivida, se paraliza, se deja dominar por el sentimiento incómodo y no intenta nada con el fin de reparar la situación, ya que, en el fondo, no la asume como propia.

El efecto “vaca rumiadora”, lo que en Psicología se conoce como “rumiar”, centrándose tan sólo en el pasado, pensando una y otra vez  en lo sucedido, descalificándose y culpabilizándose una y otra vez, lamentándose e imaginándose como podría haber actuado de forma distinta, con la consecuente pérdida de confianza, seguridad y autoestima que conlleva este agotador proceso.

En definitiva, será una emoción mal aprovechada cuando no aprendamos sobre la experiencia vivida, sobre nosotros mismos y nuestros propios valores y no nos encamine hacia la reparación del daño ocasionado ya sea a nosotros mismos, a terceros o al propio entorno en el que nos desenvolvemos.

Para concluir, este es uno de los aprendizajes que he extraído de unos días un tanto incómodos, además de las estrategias para afrontar, gestionar y convertir una culpa insana y una emoción que podemos aprovechar, pero esto ya en otro Post!

Cada mes nuevos contenidos en nuestra revista AcciónaTe

Tendrás más artículos como este cada mes con tu ejemplar de la revista digital GRATUITA. Los mejores artículos sobre psicología, coaching, educación y mucho más.

Consentimiento

A partir de ahora te enviaremos todos los meses la revista por email, que la disfrutes!

Pin It on Pinterest

Share This