Todo pasa, todo vuelve a su cauce. No sabemos vivir el ahora, el momento de presente con fuerza de voluntad, resiliencia y con esperanza de que pase que lo pase en este momento todo termina y la vida sigue su cauce…

___________________________________________________________________________________

 

Alguien dijo hace mucho tiempo que el motor que mueve el mundo es el amor. Hay otro motor mucho más fuerte que mueve montañas y cambia el presente y se llama voluntad.

La voluntad cambia precipicios. Cambia estados de ánimos y te cambia a ti.

Cuando éramos pequeños, en la época de los 80 lo único que te decían era que tenías que estudiar, tenías que casarte y tenías que tener una familia. Nadie nos hablaba en aquella época del cáncer, de la muerte, de la pérdida, del esfuerzo, del dolor del desamor del primer amor, de que no tenías que ser igual que el resto de mundo, y que no tenías que sentirte mal o raro por ser diferente. En definitiva, no nos enseñaron las armas que más íbamos a utilizar. La superación, la resiliencia, la actitud y la fuerza de voluntad.

No sabemos vivir los días, no sabemos vivir el ahora,  nos han enseñado siempre a vivir planeando el futuro y viviendo en él, y en lo que está por llegar y en lo que tenemos que alcanzar, y en que tenemos que ser felices siempre. Constantemente. Que utópico me resulta todo eso ahora a mis casi 35.

¿Y eso de vivir en paz contigo mismo y con la vida que llevas? ¿Y el vivir la vida que quieras y no la que puedas? ¿Y eso de ser feliz con lo que tienes sin vivir en esa eterna espera? No tengo respuestas. La vida me cambia las preguntas continuamente desde hace unos años.

No sabemos vivir el ahora

Así que no sabemos vivir el ahora porque no nos han enseñado. Nos han vendido tantos cuentos de hadas que no sabemos afrontar realmente un problema o un golpe de la vida cuando nos llega el turno. No, lo aprendemos por pura supervivencia. Pues ahora con la vida y sus circunstancias ocurre lo mismo. Como nadie nos habló de las maldades del mundo, ahora hay que entrenar mentalmente día a día para poder sobreponernos de cada cosa que nos va ocurriendo. Porque eso es lo bueno y lo malo de la vida, que al día siguiente la vida sigue. Ajena a tu dolor o a tu lucha. Siempre te da una nueva oportunidad. Siempre tienes una segunda y tercera oportunidad. Fijaros que palabras tan fáciles de pronunciar. Pues ahora mismo hay personas que no pueden afirmarla porque no lo saben a ciencia cierta.

Recuerda que todo pasará…

Por eso,  recuérdalo cada día. Recuerda mantenerte fuerte. Recuerda amoldarte, recuerda hacerte tan grande como tus circunstancias. Recuérdalo cuando te engañen y te encuentres en lugares en los que nunca esperaste estar. Recuérdalo cuando sientas que no eres ni la sombra de lo que siempre has querido ser. Cuando estés perdida y venga un palo detrás de otro. Recuerda que pasará. Que todo termina pasando aunque sea lento. Recuérdalo para volver a ti. Para volver a luchar por ti y para volver a creer en ti. Una debe recordar quien es en los PEORES MOMENTOS de su vida. Para no volverse loca. Para no perder el norte demasiado tiempo. Recuerda esas sonrisas. Vuelve a los lugares de los que necesites energía. Vuelve a los recuerdos buenos. Recuerda tus valores. Tus ideales. Tus sueños e ilusiones. Vuelve a buscar las sensaciones que te hacían sentir bien. Vuelve a recordar quien eres, cada vez que te salgas del camino. Que nos desviamos muchas veces. Desde ese precipicio. RECUÉRDALO.

Sigues siendo esa persona tan maravillosa

Sigues siendo esa persona y sigues manteniendo esa esencia genética que nos hace a cada uno de nosotros únicos. Eres única. Y lo has olvidado porque has dado demasiado poder a otra persona sobre ti misma. Recuérdalo y repítetelo.

No permitas (pero no lo permitas de verdad) que nadie te haga olvidar lo que eres y lo que quieres llegar a ser. Que la vida es jodida y que no da tregua. Y que la que tiene que adaptarse eres tú.

Tu camino, ese que todos llevamos y recorremos interiormente es SOLO TUYO. Y si no lo reconstruyes, y no lo proteges y lo recuerdas cuando más perdida estés, acabarás en los caminos y en los sueños de otras personas. Viviendo sus deseos, sus sueños y sus miedos también. Y te mirarás al espejo y no reconocerás la vida que estas viviendo y ni siquiera el motivo.

Recuerda quien eres. Y cuando hayas recordado quien eres, VUELVE a ser esa persona que merezca la pena mimar y proteger (de cualquiera).

Un día lo bueno llegará…

Porque llega un día en el que recibes sensaciones buenas y tienes que estar preparada. Te llegan personas distintas que te hacen ver otras perspectivas. Que te ayudan. Y vienen sensaciones nuevas. Y risas nuevas. Que se quedan junto a ti a empujar y a soportar. Que te escuchan. Que te hacen sentir mejor.

Y la luz de un mundo más claro y bueno asoma junto a la esperanza. En cada rincón oscuro. En cada lágrima. Cada vez que miras hacia atrás, seguro que puedes encontrar algo bueno para volver a mirar hacia adelante.

Para seguir creyendo que un mundo mejor es posible. Tu mundo. El que tu misma te construyas.

Con sus muros para que no entre cualquiera. Y con sus puertas para que salga todo lo que pese. Todo lo que reste. Y todo lo que te aleje del sitio en donde quieras verte en los próximos meses.

El pasado convive con nosotras. En nuestras decisiones, en la manera de amar, en nuestra perspectiva y en nuestra ACTITUD. Es mejor que hagamos lo posible por no olvidar que un mundo mejor es posible. Que está en tu mano y que mucho mucho mucho depende de ti y de la ACTITUD que le pongas a cada día.

La vida, si tienes suerte, es muy larga. Hay muchas etapas, muchas versiones de nosotras mismas, muchos tipos de amor y muchos tipos de hombres y muchos sentimientos, experiencias, sensaciones y personas por descubrir.

No olvidemos lo que debemos recordar.
Que lo bueno también vuelve.

Cada mes nuevos contenidos en nuestra revista AcciónaTe

Tendrás más artículos como este cada mes con tu ejemplar de la revista digital GRATUITA. Los mejores artículos sobre psicología, coaching, educación y mucho más.

Consentimiento

A partir de ahora te enviaremos todos los meses la revista por email, que la disfrutes!

Pin It on Pinterest

Share This