En numerosas ocasiones me han preguntado en que consiste “eso” del Coaching, que es lo que hace un Coach.

Con mis palabras, el Coaching es un proceso por el cual el Coachee va transformando, con el acompañamiento del Coach, su sueño en un deseo y éste último en una meta alcanzable, a través de la fijación de un plan de acción, la confrontación con sus miedos y limitaciones y la búsqueda del verdadero ser. El fin último del Coaching es ayudar a al Coachee a que experimente su mejor versión, hacerle brillar, con el fin de que cumpla sus sueños.

Todo proceso de Coaching fracasará si el Coach no cumple con tres requisitos imprescindibles y no los olvida durante todo el acompañamiento.

FIRME CREENCIA EN EL ÉXITO DEL COACHEE

En primer lugar, el Coach debe creer firmemente en la capacidad del Coachee para conseguir el objetivo definido, será el Coach quien guíe e ilumine el camino del Coachee, difícilmente podrá hacerlo si no dispone de la “linterna” (la plena convicción de que el cliente dispone de los recursos y talentos para conseguir su objetivo).
Como resalta John Withmore

“Para poder sacar lo mejor de alguien, debemos creer que lo mejor existe”.

BRILLAMOS CON LUZ PROPIA

Además, el Coach deberá haber trabajado en sí mismo para poder sacar su máximo rendimiento. Será difícil hacer “brillar” a una persona si nosotros mismos no “brillamos”. “Cuando nos autorizamos a brillar, iluminamos a los demás”. El Coach debe ser su mejor versión para poder ayudar a que el Coachee, por si mismo, encuentre su mejor versión.

LIMITADA RESPONSABILIDAD DEL COACH

Conviene recordar una de las más importantes tareas a llevar a cabo por el Coach, se trata de no adjudicarse los méritos o fracasos del Coachee como suyos propios, ya sea guiado por su Ego o por el propio Coachee que achaca el mérito o fracaso en la consecución de su objetivo a la labor del Coach.

El éxito del proceso, manifestado en la consecución de los objetivos del Coach, se debe tan sólo a éste último, debemos dejar claro este mensaje desde el principio, ya que si el Coach se achaca los méritos o los fracasos estaremos eliminando una de las partes más importantes en todo proceso de Coaching, LA RESPONSABILIDAD DEL COACHEE.

Además, la consecuencia directa será la disminución de la Autoestima y la Confianza del Coachee. No debemos olvidar que el Coach es un mero acompañante en el camino del Coachee, no es el fruto de sus logros. El gran papel del Coach es allanar el camino, hacerlo fácil y placentero, disfrutar el proceso, sin prisa.

El único papel que tiene el Coach en el objetivo del Coachee es que éste último se enamore de su objetivo y con ello se comprometa al 100% en su cumplimiento, que quiera cumplirlo, que olvide los “debo” “la gran diferencia entre el quiero y el debo es el grado de compromiso con la tarea”.

Estás son algunas de las tareas fundamentales que como Coach cuido de respetar y cumplir, sin duda cada profesional dará más importancia a cada una de las muchas habilidades que debe presentar un buen profesional del Coaching. Presta atención cuando vayas a confiar y solicitar servicios a cualquier Coach, en primer lugar trata de verificar si tiene los conocimientos adecuados y filosofía propia de la disciplina del Coaching, y además, igual de importante es el «feeling» que tengas con la persona, no todos los Coaches están hechos para todos los Coachees, y viceversa.

Cada mes nuevos contenidos en nuestra revista AcciónaTe

Tendrás más artículos como este cada mes con tu ejemplar de la revista digital GRATUITA. Los mejores artículos sobre psicología, coaching, educación y mucho más.

Consentimiento

A partir de ahora te enviaremos todos los meses la revista por email, que la disfrutes!

Pin It on Pinterest

Share This